Cómo tratar la enfermedad periodontal: curetaje y alisado radicular

La enfermedad periodontal con frecuencia no causa dolor y usted puede no estar al tanto de que tiene un problema hasta que sus encías y el hueso de soporte están seriamente dañados. La buena noticia es que, con frecuencia, las enfermedades periodontales pueden tratarse con curetaje y alisado radicular en etapas tempranas.

Durante un examen, el odontólogo examina sus encías por problemas de enfermedad periodontal. Un instrumento llamado sonda periodontal se utiliza para medir poco a poco la profundidad de los espacios entre sus dientes y las encías. En la orilla de la línea de la encía, el tejido de la encía saludable forma una ranura poco profunda en forma de V (llamado surco) entre el diente y las encías. La profundidad normal del surco debe ser de 3 milímetros o menos. Con enfermedades periodontales, el surco se desarrolla en una bolsa periodontal más profunda que recolecta más placa bacteriana y es difícil de mantenerlo limpio.

Si se diagnostica enfermedad periodontal, su odontólogo le puede proporcionar tratamiento o puede ser referido con un periodontólogo, un odontólogo que se especializa en el diagnóstico, prevención y tratamiento de enfermedades periodontales. El tratamiento casi siempre depende de qué tan avanzada esté la enfermedad y qué tan bien responde su cuerpo a la terapia.

El curetaje y el alisado radicular es un método para tratar la enfermedad periodontal cuando las bolsas periodontales son mayores a 3 mm. El curetaje se utiliza para remover la placa y el sarro dental debajo de la línea de la encía. Se puede administrar una anestesia local para reducir cualquier molestia.

Utilizando un instrumento llamado cureta pequeña o un limpiador ultrasónico, el odontólogo remueve cuidadosamente la placa y el sarro hacia abajo de cada bolsa periodontal. Entonces se alisan y pulen las superficies de la raíz del diente. Esto permite al tejido de la encía sanar. También dificulta que la placa se acumule a lo largo de las superficies de la raíz.

Su odontólogo puede recomendar, prescribir o administrar medicamentos que ayuden a controlar la infección y el dolor o que facilite la curación. En una cita de seguimiento, el odontólogo examina cómo han sanado las encías y cómo se han reducido las bolsas periodontales. Cuando persisten las bolsas mayores de 3 mm después del tratamiento, pueden ser necesarias medidas adicionales.

Se le dará instrucciones de cómo cuidarse para sus dientes y encías en curación. Mantener una buena higiene oral y continuar, a veces toda la vida, con un seguimiento por su odontólogo es esencial para ayudar a prevenir que la enfermedad periodontal se vuelva más seria o recurrente. Por favor contacte a la ADA si tiene preguntas sobre este artículo.

© Asociación Dental Americana. Todos los derechos reservados. La reproducción o la publicación se encuentran terminantemente prohibidas sin el permiso previo por escrito de la Asociación Dental Americana.

Salvaguarde sus implantes para el futuro

La longevidad y el éxito de los implantes depende de su higiene bucal. Utilice uno de nuestros dentífricos para mantener su boca limpia y sana.