Los separadores dentales pueden ayudar a que los dientes permanentes crezcan rectos

Los dientes primarios típicamente empiezan a aparecer cuando un bebé se encuentra entre los seis meses y un año de edad. Los dientes primarios ayudan a los niños a masticar y a hablar. Ellos también ocupan los espacios en las mandíbulas para los dientes permanentes que se están desarrollando debajo de las encías.

A la edad de 3 años, la mayoría de los niños tienen un juego completo de 20 dientes primarios. Los dientes primarios empiezan a mudarse, o caerse, a los 6 años de edad, aproximadamente. El primero de los 32 dientes permanentes empieza a aparecer alrededor de esta misma edad.

Si un niño pierde temprano un diente primario, por caries en los dientes o por una lesión, los otros dientes del niño podrían moverse y empezar a llenar los espacios vacíos. Cuando los dientes permanentes brotan, con frecuencia no hay espacio suficiente para ellos. Los resultados son los dientes torcidos o abarrotados y las dificultades para masticar o hablar.

Para prevenir esto, un odontólogo puede insertar un separador dental para ocupar el espacio que la pérdida del diente dejó hasta que el diente permanente emerja. El separador dental puede ser una banda o una corona temporal adherida a un lado del espacio vacío. Luego, mientras que este diente permanente brota, el odontólogo remueve el aparato.

La American Dental Association (ADA, Asociación Dental Estadounidense) recomienda que un odontólogo examine al niño dentro de un período de seis meses a partir del brote del primer diente y no después de su primer año. Una visita al odontólogo a una edad temprana es un "chequeo para un bebé sano" para los dientes. Aparte de comprobar que no haya caries en los dientes u otros problemas, el odontólogo puede mostrarle cómo limpiar los dientes del niño de forma adecuada y cómo evaluar cualquier hábito negativo, tal como chuparse el dedo.

© Asociación Dental Americana. Todos los derechos reservados. La reproducción o la publicación se encuentran terminantemente prohibidas sin el permiso previo por escrito de la Asociación Dental Americana.

¿Boca de metal? Ayuda mantenerla limpia para el futuro

Mantener los dientes limpios es más difícil con el uso de frenillos dentales. Prueba uno de nuestros productos para facilitar el proceso.