Cinco manifestaciones orales del VIH

El VIH debilita su sistema inmunitario, haciéndolo vulnerable a una variedad de enfermedades. Las enfermedades bucales son particularmente comunes. En realidad, según los National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de Salud), más de un tercio de las personas VIH positivas sufren problemas de salud bucal que son resultado directo de su afección. Aquí se presentan cinco manifestaciones orales del VIH a las que debe prestar atención.

1. Verrugas en la boca

Las verrugas bucales pueden aparecer en cualquier lugar del interior de la boca. Tales verrugas no son dolorosas, pero se parecen a protuberancias ligeras que pueden surgir como una o muchas manchas. Su causa es el virus del papiloma humano (HPV) y son más comunes entre aquellos que son VIH positivo que en la población general, según el AIDS Education and Training Center (AETC) (Centro para la Educación y Entrenamiento sobre el SIDA).

Los dentistas pueden quitar las verrugas congelándolas o cortándolas con láseres, pero estas pueden volver a aparecer.

2. Leucoplasia pilosa

La leucoplasia pilosa causa el surgimiento de manchas blanquecinas de aspecto capilar en la superficie de la lengua. Lamentablemente usted no podrá quitarse estas manchas con un cepillo dental. Pueden doler y afectar también su paladar

Esta afección deriva del virus Epstein-Barr, el mismo virus que causa mononucleosis. Normalmente afecta a las personas con un sistema inmunitario debilitado, explica Johns Hopkins Medicine . De esta forma, desarrollar una leucoplasia pilosa puede ser la primera señal de que usted es VIH positivo y de que necesita tratamiento.

3. Candidiasis

La candidiasis produce aftas blanquecinas en la lengua y en el interior de la boca. A primera vista, parece similar a la leucoplasia pilosa, pero la candidiasis puede ser eliminada. Tenga en cuenta de que hacerlo puede provocar sangrado.

La candidiasis es causada por un hongo llamado Cándida que está, en realidad, presente en pequeñas proporciones en la boca de todas las personas, según el NIH. Los sistemas inmunitarios sanos mantienen la población de cándida bajo control, pero en las personas VIH positivo, esta afección puede aumentar y salirse de control. Puede curarse con medicamentos anti fúngicos, pudiendo reaparecer más tarde.

4. Aftas

Las aftas son muy comunes y surgen en el interior de la boca, labios e incluso en la lengua. Estas aftas redondeadas u ovales normalmente son blancas en el centro y rojizas alrededor de los bordes. Pueden ser incómodas cuando se irritan por alimentos o líquidos fuertes, y pueden demorar hasta 15 días para curarse completamente, según el University of Michigan Health Center.

No hay cura para las aftas, pero su dentista podrá prescribirle medicamentos para mitigar sus síntomas mientras las aftas se curan solas. En caso de que usted sufra de aftas con frecuencia, debe conversar con su médico para que adecue su programa de tratamiento del VIH.

5. Gingivitis

La gingivitis es causada por una mala higiene bucal, lo que permite que las bacterias se acumulen a lo largo de la encía. Estas bacterias irritan la encía y hacen que se enrojezca, se hinche y duela un poco si se deja sin tratar. Las personas VIH positivas desarrollan gingivitis con más facilidad que aquellas cuyos sistemas inmunitarios son sanos, y la inflamación puede convertirse en un problema crónico.

La gingivitis desaparece por medio de una buena higiene bucal. En caso de que una buena higiene bucal no sea suficiente, su dentista podrá prescribirle un enjuague bucal antimicrobiano como el Colgate® PerioGard®.

El VIH afecta a todo su cuerpo, y su boca no es una excepción. Las manifestaciones orales del VIH son muy comunes. Por lo tanto, si usted es VIH positivo, preste atención a las transformaciones que se producen en el interior de la boca y visite a su dentista apenas note cualquier problema.