Aftas causadas por enfermedad celíaca: cómo reconocerlas y tratarlas

Cuando la nutricionista clínica Kelly Dorfman descubrió que Mallory, de cinco años de edad, tenía aftas en la boca, molestias abdominales y bajo aumento de peso, se dio cuenta en seguida que la culpable era la enfermedad celíaca. Y, dado que dicho trastorno autoinmune está en los genes, no le sorprendió que los padres de Mallory también padecieran esta enfermedad –incluso sin las aftas en la boca que pueden aparecer con ella.

¿Qué es la enfermedad celíaca?

Disturbio gastrointestinal verificado en 1% de la población global, la incidencia de la enfermedad celíaca es más común en personas que tienen parientes cercanos que la padecen, según la Celiac Disease Foundation. La enfermedad se caracteriza por una intolerancia al gluten, la proteína que se encuentra en el trigo y en otros granos como el centeno y la cebada. La intolerancia hace que el sistema inmunitario del paciente ataque el intestino delgado dondequiera que el gluten esté presente. Además del malestar, dicha respuesta puede causarle daños a largo plazo al revestimiento del intestino, impidiendo la absorción de varios nutrientes valiosos presentes en su alimentación.

¿Por qué afecta la boca?

Al fin y al cabo, ¿cómo una enfermedad gastrointestinal afecta su boca? Cuando su sistema inmunitario afecta los intestinos, también alcanza otras áreas de tejidos blandos del cuerpo – una de ellas es la boca. Los médicos no saben exactamente por qué razón ello ocurre, pero el Journal of the Canadian Dental Association (Diario de la Asociación Dental Canadiense) sugiere que puede ser reflejo de deficiencia de varios minerales y vitaminas, causada por su incapacidad de absorberlos en el estómago.

¿Cómo identificar las aftas?

Las aftas causadas por la enfermedad celíaca son muy semejantes a la estomatitis aftosa o a las úlceras bucales, comúnmente conocidas como “aftas". Estas se producen en pacientes debido a una serie de razones y, normalmente, de modo aleatorio. Aparecen en diferentes formas y pueden durar de una semana a varios meses. De acuerdo con el Dr. Peter H. R. Green, director del Celiac Disease Center de la Universidad de Columbia, es posible identificar las aftas causadas por la enfermedad celíaca a partir de otras lesiones bucales con base en:

  • Aftas blanquecinas en la lengua y en la parte interna de las mejillas.
  • Defectos visibles en el esmalte del diente.
  • La presencia de otros síntomas de enfermedad celíaca, como erupciones cutáneas, dolores de cabeza, hinchazón, diarrea y fatiga.

Tratamiento

Los síntomas de la enfermedad celíaca normalmente disminuyen durante el tratamiento de la enfermedad propiamente dicha. Y, una vez que el problema empieza con el gluten, su primer paso es excluir esta proteína compuesta de su alimentación. En caso de que se le diagnostique esta enfermedad temprano, la terapia nutricional es, normalmente, lo que se necesita para ayudarle a recuperarse –la cual puede llevar por lo menos seis meses. En algunos casos, sin embargo, pacientes con enfermedad celíaca de por vida necesitan un aporte intravenoso de los nutrientes que les falta para superar los daños intestinales.

Otros tipos de lesiones bucales

Entre otros tipos de aftas que no están relacionadas con la enfermedad celíaca se encuentran:

  • Heridas, que surgen normalmente en los labios.
  • Úlceras causadas por dentaduras, coronas y puentes mal encajados.
  • Lesiones resultantes de una infección por virus del herpes.
  • Candidiasis causada por infecciones fúngicas, boca seca o medicamentos antibióticos.

La mayoría de esas lesiones bucales se puede tratar tópicamente mediante el uso de productos como Colgate® Periogard® clorexidina al 0, 12 %, el cual está recomendado por muchos dentistas para mitigar la irritación. Su acción burbujeante limpia y reduce el malestar de los pacientes, al mismo tiempo que promueve la cura y proporciona una fórmula sin alcohol para las bocas más sensibles.

Pronóstico

Al evitar regularmente los alimentos que contienen gluten, las personas con enfermedad celíaca no presentarán síntomas que sean motivo de preocupación, según la Cleveland Clinic . Las aftas por enfermedad celíaca se curan y las molestias abdominales se reducen cuando el cuerpo no necesita procesar el gluten. Una vez que usted atienda los problemas dentales resultantes de la enfermedad podrá volver a recuperar su estilo normal de vida.

async type="text/javascript" src="//tracking.skyword.com/tracker.js?contentId=281474979413519"