¿Qué Son las Guardas/Protectores Bucales?


¿Qué son las guardas de deporte o guardas bucales?
Las guardas bucales, de deporte o protectores bucales son nombres diferentes que se dan a la misma cosa: un aditamento usado sobre los dientes que los protege de golpes en cabeza y cara. Las guardas bucales son una parte importante del equipo atlético para cualquier participante en un deporte que implique caídas, contacto corporal, y equipo volador. Esto incluye football, basket ball, baseball, soccer, hockey, patinaje, gimnasia, actividades de montaña, etc. cuyo resultado pueda ser el lastimar la boca.

Las guardas bucales generalmente están diseñados para proteger contra las fracturas dentales, cortaduras de labios o cualquier otro daño en la boca. Si está utilizando frenos u otro aditamento bucal (como un puente) en la mandíbula, el dentista sugerirá un protector bucal, para estos dientes.

¿Cuáles son los tipos diferentes tipos de guardas bucales?
No importa qué tipo de guarda seleccione pero sí deberá ser elástico, resistente y cómodo de usar

Deberá también adaptarse correctamente y no restringir el habla o la respiración. Los tipos de protectores bucales son:

  • Protectores a la medida: se diseñan y confeccionan en el consultorio especialmente para cada paciente, o en un laboratorio dental profesional. Por lo general son más cómodos y protegen mejor. Su dentista tomará una impresión de los dientes y luego lo construye sobre el modelo que obtuvo. Los deportistas prefieren los protectores a la medida porque sienten que se adaptan mejor y les son más cómodos. Sin embargo, también son más costosos.
  • Protectores del tipo modelado (hervir y morder)- vienen ya preformados, posteriormente se hierven para calentar el plástico y por último se muerden para adaptarlos o amoldarlos a la boca del usuario. Se pueden adquirir en las buenas casas de artículos deportivos y ajustan mejor que los llamados protectores comunes. Siguiendo las instrucciones logrará un protector con buena adaptación a su boca.
  • Protectores bucales comunes: no son costosos, vienen ya preformados y listos para ser usados. Lamentablemente con frecuencia no se adaptan correctamente. Pueden resultar demasiado voluminosos y dificultar la respiración y el habla.

¿Cuánto tiempo debería durar un protector o guarda bucal?
Lo ideal sería reemplazarlo cada temporada porque con el transcurso del tiempo se gastan y dejan de ser eficaces. El reemplazo es esencial en el caso de los adolescentes porque la boca y los dientes continúan su desarrollo hasta la edad adulta. Un gran número de deportistas en diferentes deportes cambian sus protectores bucales cada 6 meses cuando acuden al dentista a su revisión periódica.