Los dentistas están al frente del equipo de salud oral

La mayoría de los estadounidenses disfrutan de excelente salud oral y conservan sus dientes naturales durante sus vidas. Pero éste no es el caso para todos. Las caries aún son la enfermedad crónica de mayor prevalencia durante la infancia. En 2007, cerca de 100 millones de estadounidenses no visitaron a un dentista, a pesar de que los exámenes dentales regulares y la buena higiene oral pueden prevenir la mayoría de las enfermedades dentales.

Una visita al dentista significa ser examinado por un médico de la salud oral capaz de diagnosticar y tratar afecciones que van desde de rutina hasta extremadamente complejas. Las responsabilidades del dentista incluyen:

  • diagnosticar enfermedades orales;
  • crear planes de tratamiento para mantener o restaurar la salud oral;
  • interpretar los rayos X y exámenes diagnósticos;
  • garantizar la administración segura de anestésicos;
  • monitorear el crecimiento y desarrollo de los dientes y mandíbulas;
  • realizar procedimientos quirúrgicos en los dientes, hueso y tejidos blandos de la cavidad oral;
  • manejar el trauma oral y otras situaciones de emergencia.

El descuido de los dentistas del equipo clínico es crítico para garantizar un cuidado oral seguro y efectivo. Aún procedimientos que parecieran de rutina, como las extracciones de dientes, la preparación y colocación de rellenos y la administración de anestésicos llevan consigo potenciales riesgos de complicaciones como una infección, daño temporal o hasta permanente del nervio, sangrado prolongado, hematomas y dolor.

Las áreas de cuidado de los dentistas incluyen, no solamente los dientes y encías de sus pacientes, sino que también los músculos de la cabeza, cuello y mandíbula, la lengua, glándulas salivales y el sistema nervioso de la cabeza y cuello. Durante un examen completo, los dentistas examinan los dientes y encías, pero buscan protuberancias, inflamaciones, decoloraciones, ulceraciones — cualquier anormalidad.

Además, los dentistas pueden detectar pequeñas señales de advertencia en la boca que pueden indicar enfermedad en cualquier otra parte del cuerpo. La formación de los dentistas también les permite reconocer situaciones que justifican referir a los pacientes para el cuidado de especialistas dentales o médicos.

© Asociación Dental Americana. Todos los derechos reservados. La reproducción o la publicación se encuentran terminantemente prohibidas sin el permiso previo por escrito de la Asociación Dental Americana.