Durante el verano hay que tener un cuidado muy especial con la piel, porque el exceso de sol sin protección la maltrata mucho. Sin embargo los rayos solares no son los únicos de los que hay que cuidarse, porque el calor y la humedad pueden hacer que transpires, que el maquillaje se ponga pegajoso y hasta que tu energía y metabolismo se desaceleren. Por esto te recomendamos estos tips para que el calor no te abrume y puedas sentirte fresca y llena de vida.

Utilizá ropa de fibras naturales

1

Utilizá ropa de fibras naturales

Las telas sintéticas como la lycra, el nylon y el poliéster no permiten respirar a la piel por ser sintéticas, lo que hace que la ropa pese, se pegue y almacene calor. Las fibras naturales como el algodón, el lino y la organza dejan que la piel respire y se mantenga fresca por horas.


Tomá duchas frías

2

Tomá duchas frías

Al ducharte con agua fría al menos una vez al día no sólo se regula la temperatura corporal, también te hará sentir enérgica por horas, ya que mejora la circulación y acelera el metabolismo. Incluí en tu rutina un baño energizante de todo el cuerpo con Palmolive® Naturals Oliva y Aloe, cuyos extractos naturales de oliva y aloe vera le darán a tu piel una sensación de humectación fresca durante todo el día..


Recogé tu pelo

3

Recogé tu pelo

El cuello es uno de los principales termostatos del cuerpo, por lo que mantenerlo despejado te ayudará a refrescarte. Aprovechá para usar colitas de caballo, trenzas y otros estilos con el pelo recogido.


Mantené el maquillaje al mínimo

4

Mantené el maquillaje al mínimo

Las bases y polvos crean una apariencia mate en el rostro pero obstruyen los poros y pesan sobre la piel. Preocurá utilizar una BB cream o bálsamo de belleza, un tipo de base mucho más ligero enriquecido con nutrientes y protección SPF, acompañado de un bronceador ligero y brillo labial en lugar de base, rubor y lápiz labial, y matificá la piel utilizando pañuelos absorbentes o papeles con polvo de arroz.


Estirate regularmente

5

Estirate regularmente

Preocurá levantarte y estirarte durante un par de minutos cada dos horas, preferiblemente bajo el sol. Estirá los brazos, la espalda y el cuello sentada, o ponete de pie, tocate la punta de los pies con la cabeza hacia abajo y las piernas rectas, lo que te despertará y te mantendrá enérgica.

Contanos, ¿cómo te mantenés fresca y vital?