Tus pies te sostienen, corren, saltan y se ejercitan contigo todo el día, caminás con ellos alrededor de 16.000 kilómetros durante toda tu vida; sin embargo no te preocupás por ellos tanto como se lo merecen ¿Por qué no prestarles más atención?

Es momento de poner en práctica algunas rutinas de belleza para consentirlos y lucir unos pies deslumbrantes.

Lavá tus pies

1

Lavá tus pies

Hacelo diariamente con agua tibia y Palmolive® Naturals® Jalea Real y Yoghurt, sus propiedades te ayudarán a suavizar e hidratar tus pies. Después secalos muy bien, prestando especial atención entre los dedos y finalmente aplicá crema hidratante y hacé un masaje. Así aliviarás, relajarás y mejorarás la circulación en tus pies.


La exfoliación es importante

2

La exfoliación es importante

Antes de hacerlo sumergí tus pies en agua caliente por 10 minutos para que sea más sencillo eliminar asperezas y restos de piel muerta; ahora, usá aceite corporal, añadí una cucharada de azúcar morena y aplicala con masajes circulares sobre tus pies. Así no sólo los hidratarás, sino que eliminarás las células muertas por la fricción del azúcar sobre la piel.


Hidratalos naturalmente

3

Hidratalos naturalmente

Una mascarilla de aguacate/palta es excelente ya que aporta nutrición e hidratación. Mezclá el aguacate con medio yoghurt natural, aplicalo después de la ducha en tus pies y después envolvelo en una bolsa plástica por 20 minutos; esto mantendrá el calor y las vitaminas podrán entrar con facilidad al interior de tu piel. Por último retirá con agua tibia y complementá con un masaje con crema hidratante.


Realizá masajes todas las noches

4

Realizá masajes todas las noches

Masajear los pies todas las noches con la ayuda de una crema hidratante o aceites aromáticos, como el de lavanda, evita las durezas y aporta relajación. El masaje debe realizarse con las dos manos y movimientos circulares aportando un poco de presión sobre los pies, especialmente en el talón para mantenerlo suave e hidratado, ya que en esta zona son comunes las asperezas.


Hacé pequeños ejercicios

5

Hacé pequeños ejercicios

Hacer rotaciones con tus tobillos, caminar en puntitas o hacer rodar una pelota de tenis bajo la planta de los pies son algunos ejercicios que además de fortalecer los pies, los ayudan a mejorar su aspecto y su circulación. También caminar descalza sobre el césped, la arena o una alfombra te ayudará a tener unos pies más sanos.