Uno de los secretos detrás de un espíritu joven es mantenerte vivaz y enérgica. Para esto es importante de vez en cuando hacer pequeños regalos en tu rutina diaria a cada uno de tus sentidos, porque a través de ellos podés llenarte de energía desde adentro para lucir siempre radiante y luminosa.

Tacto

1

Tacto

Despertá tu piel exfoliándola con una mezcla de una parte de café por una de aceite de oliva más dos de miel, la cafeína estimulará tu piel naturalmente, mientras que la miel y el aceite la dejarán suavemente humectada. Complementá esta sensación de vitalidad enjuagándote con agua fría y recibiendo la cálida luz del sol de las mañanas.


Gusto

2

Gusto

Deleitate con chocolate negro, que contiene cafeína y minerales que te despertarán naturalmente y aceleran tu metabolismo.


Olfato

3

Olfato

Infundí en tu habitación y en tu baño los aromas del jazmín, la menta y el romero que activan las ondas cerebrales relacionadas con la concentración, el optimismo y la agilidad mental, podés hacerlo con varitas de olor o quemando los aceites esenciales en un pebetero para una fragancia duradera.


Vista

4

Vista

Cautivá tus ojos y los de los demás utilizando prendas o accesorios de colores intensos como rojo, amarillo o violeta que, además de resaltar el tono de tu piel, promueven la producción de adrenalina y evocan una vivacidad intensa.


Oído

5

Oído

Reavivá tu alma cantando desde el momento del baño y durante las actividades cotidianas; está comprobado que el esfuerzo respiratorio que se hace al cantar promueve la oxigenación de las células. Mejor aún, si es al compás de tu música favorita, liberarás hormonas de la felicidad como endorfinas, oxitocina y dopamina.