¡Usa una simple cuchara para que tus ojos irradien éxito!

¿Que una cuchara solo sirve para comer? ¡Pues no! Descubre cómo sacarle un gran provecho a este común utensilio.

Evita las marcas del delineadorPon una cuchara debajo de tu ojo con la curva hacia fuera y luego aplica tu rímel como lo harías normalmente en tus pestañas inferiores. De esta manera el residuo quedará en la parte posterior del utensilio en lugar de tu piel. Esto también te funcionará cuando te apliques rímel en las pestañas superiores poniéndote la cuchara encima de tu párpado superior.

Cejas con un arco perfectoLa curva de una cuchara grande es la forma ideal para un arco de la ceja perfecto. Alinea la curva de la cuchara por debajo de tu frente y traza ligeramente alrededor de esta con un lápiz de cejas. Guíate por la línea y comienza a rellenar por encima de tus cejas con trazos ligeros.

Haz un contorno acorde a tus mejillasSi se te hace difícil contornear tus pómulos, agarra una cuchara y cubre las manzanas de tus mejillas de forma que se ajuste confortablemente. El área justo debajo de la cuchara es donde se debe aplicar polvo de contorno...

AntiojerasPon dos cucharas de metal en el congelador por la noche, y por la mañana coloca la parte curva de las cucharas frías debajo de los ojos, y tan cerca de las esquinas interiores como sea posible. Aplica un poco de presión y desliza lentamente las cucharas hacia las esquinas externas. El movimiento de deslizamiento ayudará a drenar el líquido que se acumula por debajo de tus ojos, mientras que la cuchara fría ayudará a reducir cualquier hinchazón.